22 may. 2013

De piloto a administrador

En los inicios de la Fórmula 1 se trataba del piloto, su auto y llegar a la meta antes que los demás, si bien ese principio se mantiene al día de hoy, son distintas las formas para lograr este objetivo. No siempre ha existido esa comunicación entre pilotos y su equipo, en los primero días del deporte, una vez arriba del carro las decisiones (en su mayoría) eran tomadas por el piloto, no tenían alguien tipo Pepe Grillo que les indicara la presión de las llantas, el desgaste, temperatura de frenos, combustible...es cierto que eran tiempos dónde la palabra seguridad no existía, y hubo muchas fatalidades hasta el año de 1994, fecha de la última y la que marcó el rumbo de este tema en la categoría.
En la actualidad el piloto tiene acceso a una gran cantidad de información, (para algunos como Kimi demasiada click aquí) se crean estrategias para tener un mejor lugar durante la carrera, de 1993 al 2009 era crucial la decisión para entrar a recargar gasolina, a muchos parecía emocionar el resultado que se podía obtener con una estrategia correcta, a partir del 2010 se prohibió el repostaje y hubo que pensar en otra estrategia para mantener emocionante la F1,( Bernie Ecclestone llegó a considerar lluvia artificial ).
Es aquí donde entra Pirelli, la marca italiana de cauchos de alto rendimiento, asegurando que los neumáticos con un mayor nivel de degradación (a petición de los dirigentes de F1) harían de las carreras, transmisiones espectaculares y más atractivas a los televidentes, los resultados...
En esta temporada el protagonismo no recae en el tres veces campeón Vettel, el impresionante manejo de Fernando Alonso, ni Hamilton y su perro con acreditación oficial de la FIA, sino en la durabilidad de las llantas. Lewis Hamilton, a quien estamos acostumbrados verlo pelando fuertemente, manejando al límite no pudo más que conformarse con dar vueltas al trazado esperando la bandera a cuadros, el desgaste de las llantas ( y un carro que tiene que trabajar la puesta a punto para carrera) hicieron que prácticamente desapareciera de la transmisión televisiva.
Sergio Pérez recibió indicaciones por parte de su equipo para que "cuidara sus llantas" limitando así pelear con Button por la posición, lo escribo con comillas por que para algunos (como yo) fue una instrucción directa para evitar otro enfrentamiento entre co-equiperos, queda la polémica.

Ninguno de los pilotos está manejando a su máximo, la estrategia de los neumáticos se ha vuelto primordial, prefiero que sean llantas capaces de soportar un manejo al límite y ver a los pilotos luchando por posiciones, la batalla que nos regalaron recientemente los pilotos de Woking fue mas emocionante que ver el cambio de posiciones con cada parada en los pits.  Pirelli convirtió al piloto, en administrador de llantas

¿Que piensas tu?